810 520 564 (L-V de 10:30-14:00 y de 17:00-20:30 y Sábados de 10:30-14:30 y de 17:00-20:30) mundiratoncitos@gmail.com
El blog de Ratoncitos

 

Antes de dar a luz como la mayoría de las mamás primerizas traté de informarme sobre cómo sería aquello de lactancia. La verdad parecía fácil a simple vista y como la matrona nos mostraba en las clases de preparación al parto sólo había que acercar la boquita del bebé al pecho e intentar que la abriese lo máximo posible, para cubrir la mayor parte de la aureola.

Así que llegó el gran día y el momento del enganche….y parecía que no había problema, o por lo menos me decían que si que había enganchado rápido. Pero, 3 tomas más tarde empezó a dolerme mucho,  y ese dolor unido a las contracciones que se producen al amamantar al bebé  (mientras el útero vuelve a su sitio, los primeros días), me hacían imposible darle el pecho.

Me moría de ganas de conseguirlo y aunque mis más allegados me decían..»¡ANA, dejalo…!»yo insistía en la importancia que tenía para mí alimentar a mi bebé con leche materna, aunque solo fuera el calostro del principio.

 

Una de las enfermeras viendo mis grietas y el dolor que me producía el bebé, me recomendó entonces que mandase a algún familiar a por unas «pezoneras», sí ¡¡¡PEZONERAS!!!No tenía ni idea de que era eso, y un amigo que andaba de visita se ofreció a ir a la farmacia más próxima.

Yo «me las veía féliz», pensando que mi solución estaba apuntito de llegar. Así que probé a ver cómo era aquello….y…. Oh sorpresa !!eran muy pequeñas….y es que HABíA TALLAS!!, pero cómo iba a saber yo eso!!! Así que vuelta a la farmacia a comprar otras.

Por eso ahora en Ratoncitos he conseguido una plantilla para que la gente pueda conocer su talla. Porque al igual que ocurre con las pezoneras ocurre también con el embudo del famoso sacaleches de medela, que también tiene tallas.

En fin, finalmente empecé a utilizar estos artilugios para minimizar los dolores de las grietas y me quedé condenada a ellas, porque de ahí en adelante Hugo se acostumbró y siempre tenía que llevarlas conmigo, con el consiguiente problema de buscar donde limpiarlas para el siguiente uso. Así que no es un artilugio que a mi me guste en absoluto, si el bebé hace daño es porque no agarra bien, luego lo mejor es que soluciones ese problemilla no que te pongas un parche para que duela menos.

De hecho otro problema que surgió al no succionar correctamente fue que no sacaba toda la leche que necesitaba, porque para conseguir sacar mayor cantidad es necesario un buen agarre, así que a los 3 días de nacer, como veíamos que se quedaba con hambre fuimos al hospital a ver si nos ayudaban. En el hospital nos recomendaron darle un complemento de leche de fórmula.

Compré entonces un biberón normal y corriente anti cólicos ¡¡Y LA CAGUÉ!! a las 2 semanas ya no quería nada de teta. Si es cierto que ya me habían comentado que cuando comienzas a utilizar un biberón normal dejan de lado el pecho pero no sabía el motivo, y es que con el biberón la leche sale en mayor cantidad y sin que ellos tengan que hacer ningún esfuerzo, y claro…..eso es muuuucho más cómodo que el pecho, así que rápidamente te mandan a cuenca.  ¿Cuál es la solución? Los biberones Calma de medela, que imitan la succión de la mami, así que como cuesta sacar la leche igual….»prefiero incluso la teta de mamá».

 

Pero ¿porqué no conseguía un correcto agarre? Pues me constó 3 partos darme cuenta de que sólo hay 2 motivos para que la lactancia genere dolor:

1.- Que se generé una mastitis, que es una infección generada por una acumulación de leche. De hecho aquellas mamás con mucha cantidad se deben sacar ese exceso con sacaleches para prevenirla….e incluso cambiar al bebé de posición es beneficioso para que no se quede la leche enquistada en ninguna zona, porque así saca de todas las zonas.

2.- Que no agarre bien. Que era mi caso. Si no agarra bien, lo primero que debéis comprobar es si el bebé tiene frenillo, en cuyo caso se hace más complicada la lactancia al no poder sacar hacia afuera tanto recorrido de lengua como debiera, si bien es cierto que hay bebés con frenillo que no tienen problema.

Para solucionar el tema del frenillo, algunos hospitales pueden hacer un pequeño corte al bebé en la propia consulta, no es algo escandaloso ni tampoco doloroso para el bebé. Si con esto no se soluciona el problema y quieres mantenerla lactancia, entonces tendrás que pedir cita ya para una cirugía con anestesia para eliminar del todo el frenillo.

Pero, todo puede ser más fácil y que simplemente no abra la boca lo que debe. En mi caso, era el labio inferior el que se quedaba retraído y para solucionarlo puedes tirar con el dedo pulgar del mentón hacia abajo durante toda la toma, hasta que peque se acostumbre y lo haga por si mismo.

Soluciones para las grietas. Purelan de Medela previene las grietas incluso en su origen, pero una vez que existen…existen unos parches de gel de esta misma marca que puedes meter en el frigorico y ayudan a cicatrizar. No os gastéis el dinero en cremas, que yo tengo a miles y no me han solucionado nada.

Si aparecen las dichosas grietas y no aguantas más date un día de descanso y estraete la leches con un sacaleches. Yo recomeindo el Swing o Swing maxi, ambos eléctricos y de la marca medela. No me dan comisión, pero en cualquier hospital os dirán que son los mejores.

Pero ojo la estracción de un sacaleches nunca puede ser igual que la del bebé, el bebé saca mucho más que un aparato eléctrico, así que si sólo utilizas el sacaleches terminarás quedándote sin leche, porque produces lo que el bebé demanda y tu pecho se va adaptando, como el sacaleches saca menos, generas menos, y luego es más complicado volver a incrementar la producción. Asñi que combiene no abusar.

Pero si le vas a dar el pecho terminarás usándolo antes o después.

Por último, deciros que con Hugo y Víctor no conseguí mantener la lactancia más que los primeros meses, pero con Diego, mi hijo pequeño me empeñé y a pesar de que tuve que incluso cortarle el frenillo lo conseguí y me pude deshacer de la dichosa mochila que día a día me acompañaba a todas partes con el dosificador, el termo y el esterilizador. Sin contar la pasta que me ahorré!!

Todas aquellas mamás que queráis acercaros a buscar ayuda o consejo estaremos encantadas de atenderos lo mejor posible y por favor que nadie os diga que no tenéis leche. Respetamos que cada uno elija si lactancia materna o fórmula, aunque personalmente me guste más la lactancia materna, pero la mejor decisión es la que elijáis cada una.

Share This