810 520 564 (L-V de 10:30-14:00 y de 17:00-20:30 y Sábados de 10:30-14:30 y de 17:00-20:30) mundiratoncitos@gmail.com
El blog de Ratoncitos

Nuestra llegada a casa fue realmente agobiante. Frente a otros bebés modélicos que comen y duermen…el nuestro era un pequeño monstruito que venía con un sensor incorporado capaz de detectar el momento en que dejaba de estar en brazos. Ese detector activaba una estridente alarma que sin duda podían escuchar todos los vecinos del bloque.

Unos me decían que la culpa era nuestra por cogerle, otros que lo mejor era ser mantenerse firme y lanzarle un mensaje de que tenía que estar tumbadito en su cuna y otros simplemente se largaban corriendo antes de que les hiciesen cargar con el enano.

Así que yo no tenía ni idea de que hacer, ni de qué era lo mejor para él. Recordaba las clases preparto en las que nos recomendaban que no le cogiésemos aunque llorase a menos que tuviese fiebre o caca, pero…..mira …después escucharle llorar más de 10 minutos era inevitable cogerle para tranquilizarle y la única vez que le dejamos llorar siguiendo las recomendaciones del dichoso «método Estivil» se terminó durmiendo de cansancio y me sentí fatal.

 Así que después de pasarme tres meses realizando una verdadera maratón por toda la casa con el bebe en brazos, en la que no me dejaba parar ni UN SÓLO SEGUNDO, puesto que en seguida empezaba a llorar, con el siguiente dije: «ni de coña repito».

Es cierto, que Víctor y Diego, mis dos hijos más pequeños, fueron dos santos que dormían mucho, pero recurrí al porteo y me compré un fular elástico que me permitió poder hacer algo con mi vida. Mis manos por fin estaban libres y el bebé en mis brazos, así que los dos contentos.

Sé que no somos los únicos papás a los que les toca un bebé marchoso, de hecho tengo una clienta que me recuerdo mi etapa de primeriza perfectamente. Su pequeña princesa no la deja parar un segundo y el otro día me decía «Es que no me deja hacer nada», la comprendí perfectamente.

Y mi opinión a estas alturas y con 3 hijos es que me parece que ninguna mami se tiene que sentir mal por coger a su bebé en brazos. ¿¡¡ que llora mucho??….tranquila un día dejará de hacerlo, pero no hay necesidad de dejarle aparcado llorando porque fulanito lo diga. Tú eres la madre y nadie mejor que tú va a entender a tu bebé. Desde luego yo no volví a dejarle llorar porque no quiero que mi hijo se vuelva a sentir abandonado, como aquel día.

 

Disyuntivas acerca de la crianza natural y la mejor forma de llevarla a cabo se producen muchas. Una que me dio varios quebraderos de cabeza fue saber si debía dejarle dormir o despertarle para comer. Mientras que unos repetían «que dormir también engorda» Otros que le despertase como máximo cada 4 horas.  Y a quién escuchas??!!?? Al principio seguí las indicaciones de la pediatra y cada 4 horas traté de despertarle, le hice cosquillas en las orejas, en los pies e incluso en sus pequeñas axilas, y NADA…Probé a desvestirle e incluso llegue a echarle agüilla por la carita pero NADA DE NADA..no había manera. Así que me quedó claro, lo que debía hacer era dejarle dormir ya que tratar de despertarle era una era un absurdo.  Es obvio que eso no significa que el bebé pueda tirarse 10 horas sin comer porque debe estar hidratado, pero no es necesario despertarle cada 4 horas, o por lo menos así lo decidí y así lo he puesto en práctica con mis hijos.

Y que me decís sobre la controversia entre colecho y cuna?? Con el mayor tenía el manual aprendido y durmió hasta el añito en su cunita, pero fue la propia pediatra quien  me recomendó en un momento dado meterle en nuestra cama para vigilarle la temperatura, y después de eso…..ya no ha vuelto a salir. Luego vinieron los otros dos y fuimos haciendo hueco, a medida que van creciendo vamos cambiando de posición. Sé que muchas personas se echarán las manos a la cabeza pensando ¡dios mío, duermen los 5 juntos!, pues sí! y así somos felices nosotros y felices ellos. Estoy segurísima que con 18 años no querrán seguir durmiendo con nosotros, pero hasta entonces que hay de malo en disfrutar este momento tan dulce??!! Porque debería sentirme mal por disfrutar de ellos?

No quiero cerrar este post sin hacer mención a otro tema que se suele convertir en tema de conversación durante el primer año de vida. ¿Qué hay de esa obsesión por el peso del peque? Queremos que el nuestro sea el más gordito de todos y cuando oyes a otras mamás alardear de los ml de biberón que toma su peque, te crea una especie de inseguridad. A caso nuestros bebés serán eruditos por comer más que nadie o quizás tendrán una salud de hierro el día de mañana. De hecho, es curioso que cuantas más roscas se le hacen en la muñeca más orgullosos nos sentimos como padres.

El problema llega cuando en el caso de los bebés que se alimentan con leche de fórmula, no logran alcanzar el número de cacitos diarios indicados en el etiquetado. Y cuando vamos al pediatra y nos indica que va bien, puesto que lo importante es que su curva de crecimiento sea constante, no nos importa, lo que queremos es saber es en qué percentil está.

Con Hugo iba todas las semanas a pesarle a la misma farmacia y a la misma hora. Con Diego, el pequeño, sólo le he pesado en las revisiones y bueno….es un «Alfredito» pero eso para mi YA NO ES IMPORTANTE. He tardado e comprender que cada niño lleva su ritmo y es de una determinada manera, luego NUNCA PODEMOS COMPARAR. No importa si dijo la primera palabra con 8 meses o con un año, si dio los primeros pasos con 10 meses o con 15. lo importante y con lo que me quedo es que llegue a hacerlo algún día.

 

Es bueno escuchar consejos, pero al final la decisión la tienes que tomar tú. Lo que viene siendo HACER LO QUE TE DE LA GANA que para eso eres su madre.

 

Share This