810 520 564 (L-V de 10:30-14:00 y de 17:00-20:30 y Sábados de 10:30-14:30 y de 17:00-20:30) mundiratoncitos@gmail.com
El blog de Ratoncitos

ABC publica la siguiente noticia.

Pincha en el enlace): La DGT quiere a los menores de 4 años en sentido contrario a la marcha

No puedo tener un Blog y no hablar de este tema. La primera vez que me hablaron de la posibilidad de llevar a mis hijos a contramarcha, es decir, mirando hacia atrás, me quedé alucinada. Me imaginé a mis hijos castigados contra el asiento, sin espacio para las piernas y mareados. Hugo llevaba 1 año  medio viajando en una silla de grupo 1,y yo estaba pensando en pasarle a una silla de grupo 2/3. La verdad no tenía ni idea de nada, habíamos comprado la silla de mayor puntuación según la OCU, sin plantearnos si quiera la veracidad de esos listados o el origen de estos. Nos habíamos gastado 400€ en la silla pensando que era la mejor y para el mediano nos habían prestado una silla que sólo le mantuvo a comtramarcha hasta los 9 meses,  y de repente alguien nos decía que la sillas no valía para nada y que mejor les dábamos la vuelta.  La explicación fue muy coherente y desde el principio entendí que a contramarcha mis hijos viajarían seguros. Una forma rápida de explicarlo sin entretenerme mucho sería a través del siguiente video:

Pincha aquí: A contramarcha vs en sentido de la marcha 

Pero claro…yo ya tenía dos sillas y una de ellas me había costado una pasta, era un dolor cambiarles de silla ahora. Continué leyendo sobre este tema y formándome para poder ofrecer un asesoramiento y una explicación completa a los papas que visitasen ratoncitos y conocí el caso de Gabriel. Para algunos más conocido como «Gabriel el vikingo».   Ese peque ha fallecido con tan sólo 3 añitos, y a mi me duele gastarme el dinero en un sistema de retención que le puede salvar la vida a mi hijo y que CUESTA MENOS QUE MI MÓVIL, teléfono que probablemente renueve el año que viene!!??. Pero ¿de verdad podemos ser así?. La respuesta me la dió Cristina Barroso, consultora de sistemas de retención infantil. Los papas no es que no quieran a sus hijos…es un problema de aversión al riesgo, y es que muchas veces no vemos necesario el cambio porque pensamos que estamos exentos de tener un accidente, «eso es algo que sólo le ocurre a los demás». Porque desde luego si supiésemos que algo así nos fuese a ocurrir gastaríamos lo que fuese necesario para salvar la vida de nuestro peque. Es cierto que algunos papás informados deciden llevar a sus hijos de frente por este motivo, pero hay otros que no han tenido la suerte de encontrar a alguien que se lo cuente, como explica en las redes sociales la mamá de Gabriel. Ellos no compraron cualquier silla, compraron la recomendada en algunas clasificaciones pero nadie les había contado el riesgo que corría su peque por viajar de frente. Cuando por fin, asimilé que yo también podía tener un choque o un frenazo en seco por la ciudad cambié las dos sillas por dos grupos a contramarcha. Si le pasase algo a mis hijos por no querer gastarme el dinero, cuando me lo gasto en dos meses de salir a cenar durante el fin de semana, no me lo perdonaría nunca. Poner a tu peque de frente antes de cumplir los 2 años es una barbaridad, y de 2 a 4 se recomienda no hacerlo. Mi hijo Hugo llevaba 1 años y medio viajando de frente, y pensé: «verás la que nos va amontar al llevarle al revés», pero para nosotros eso no era un factor decisivo, puesto que también protesta para ir a dormir, o cuando no consigue lo que quiere, y no por ello dejamos de hacer lo que consideramos mejor para él. Prefiero que lloré un par de días que lamentarlo de por vida. Aunque sinceramente desde el primer día no tuvimos problema, y fue todo el camino vigilando que los coches no nos alcanzasen, por dónde? por la luna trasera, incluso ve más que antes, que le pasaba todo el paisaje muy rápido. ¿Se marea?. Nunca se ha mareado. Los niños no se marean con tanta facilidad como lo pueda hacer un adulto. Pero su madre si se mareaba de pequeña, y mucho. Casi siempre, y sabéis qué? Mis padres nunca dijeron que no me podría montar en el coche por marearme. La verdad, me daban una bolsa o me mandaban avisar para parar y bajarme del coche. Por qué entonces si un niño se llegase a marear a contramarcha sería tan grave?? Y sobre las piernas, simplemente os dejo esta imagen para el que tenga dudas. El del medio tiene 3 años y está en percentil 98, pesa 18 kg, la verdad no le veo muy incomodo.  Para todos aquellos a los que lo aquí escrito les parezca una novedad os dejo un par de páginas donde podéis ampliar esta información y conocer el caso de otros papás:

 www.acontramarcha.com

Facebook: Que los niños viajen a contramarcha (por favor) Sin duda es un mensaje que merece ser difundido. Así que no dudéis en comprar para que cada vez más peques viajen seguros!!

 

Share This