810 520 564 (L-V de 10:30-14:00 y de 17:00-20:30 y Sábados de 10:30-14:30 y de 17:00-20:30) mundiratoncitos@gmail.com
El blog de Ratoncitos

Hola de nuevo,

Es tiempo de navidad, de regalos, de viajes y de comer mucho! Y muchos prepararéis la maleta rumbo «al pueblo» o simplemente a descansar. Así que voy a aprovechar para contaros mi experiencia en el la última locura de viaje que se le ocurrió a mi marido.

Es cierto, que hacía tiempo que no viajamos a ningún sitio. Antes de nacer los enanos todo mi afán en mis ratos libres era buscar vuelos baratos y viajar, viajar y viajar. Pero con la llegada de Hugo no me sentía animada a salir de España pensando en cómo trasladar la bañera, el carritos y pensando en general que me iba a tocar  estar más pendiente constantemente si era hora del potito o siesta que del próximo pase para la visita de rigor, así que pensando que Diego el más bebé) ya tiene 1 añito, mi marido dijo. «Nos vamos de viaje y nos vamos en CARAVANA».

¡Tócate los pies!, pensé yo….así que le dije…pero con toda la coña que nos dan con el famoso…»¿Cuando llegamos? y la cantidad de veces que hay que parar, nosotros nos vamos a pasar el día en la carretera…. pues sí.

Llamó a su familia y alquilaron 2 caravanas con la intención de recorrer Portugal.

El primer día, fue genial….cargaron todas las cosas, e instalar las sillas. Nos encontramos con dos asientos de frente y dos a contramarcha. Mi marido dijo: Mira que bien nos van a venir las dos sillas de coche que teníamos de cara a la marcha y que en su día desechamos y cambiamos por las de a contramarcha.

Después de varias pruebas decidimos colocar dos peques en las sillas a contramarcha y uno sentado en los asientos a contramarcha de la propia caravana, con una Römer de cara a la marcha que teníamos….eso sí todo el encanto de ir sentado cara a cara con la mesita entre ambos y disfrutando un aperitivo o lo que sea mientras contemplas el paisaje se perdió en ese momento. Porque para instalar las sillas era necesario quitar la mesa. Pero bueno…para nosotros prima la seguridad, así que arrancamos y llegamos a nuestro primer destino…una gasolinera en Extremadura. Tristemente pasamos allí la primera noche, conscientes que no tenía sentido seguir, teniendo en cuenta que a las 7:00 am los enanos iban a decir arriba todo el mundo.

Así que después de conseguir encender la calefacción, darnos con el techo de la capuchina y preparar todos los biberones que todas las noches  a eso de las 00:00 les endosamos conseguimos dormir algo. El despertar fue maravilloso…. jajaja rodeados de camioneros pero con muchas ganas de llegar, era la hora de los desayunos. Teníamos que ir a la caravana de mis suegros que tenían todo el menaje a calentar el agua en un cazo para poder darles el bibe, así que uno iba mientras el otro vigilaba que los enanos no se suicidasen desde la cama principal situada encima del conductor, en lo que conforma la famosa parte de la «capuchina». Después tocaba vestirles y tratar de arreglarnos nosotros sin que los niños arrancasen la caravana, nunca lo habían tenido taaan a mano.

Y…arrancamos de nuevo a eso de las 9:30, la próxima parada llegó a las 11:30 en otra gasolinera jijiji, dios que hambre tenía yo…así que paramos a por un par de bocatas y ya puestos….les damos de comer a los enanos?? Ok!, podéis imaginar que salimos de allí a las 13:30 y poco después…..y volvimos a parar porque los enanos se pusieron súper pesados, y ya de paso…comemos??

En resumen a las 16:00 retomamos rumbo Portugal. Os dais cuenta que habíamos salido de viaje el día anterior a las 22:00 y que desde Madrid no hay tantas horas….y entonces otra ocurrencia. Cogemos unos walkie talkie para hablar entre las dos caravanas??!!. Así que ya en Badajoz última parada, total sólo son las 18.00h jajajajaja, les dimos la merienda

Por fin cruzamos la frontera. «Charlie 1 a Charlie 2″ los enanos están hasta las narices!!!!! Paramos??!! Llegamos a un área de servicio y primera sorpresa parece que llenar el depósito de agua no iba a ser tan sencillo…pero la parada nos sirvió para darles de cenar y ducharles, los niños encantados de ir en la caravana de Peppa Pig, y nosotros cruzando los dedos para que quedase suficiente agua caliente para ducharnos también nosotros.

Para poder organizarnos, fue crucial trasladar a los enanos a la otra caravana para turnarnos unos y otros y así tenerles controlados. Pero sin duda lo mejor de la ducha fue la excursión de turistas que trataban de buscar alguna rendija por la que asomarse para tratar de cotillear el interior de la autocaravana.

y…llegamos a Setúbal, no sé cuántas vueltas pudimos dar para elegir un lugar donde aparcar y dormir, pasamos por un barrio similar al Bronx, un puerto pesquero y una zona de copas muy animada. Finalmente nos decantamos por el puerto pesquero, y amanecimos entre tinieblas y un agradable olor a pescado podrido…entiendo que para muchos eso tiene su propio encanto, pero no a mí.

Es cierto que ese día dimos un paseo y vimos la ciudad a pie, pero después de eso pasamos muuuucho tiempo en la autocaravana. Y es que es muy complicado organizarse bien con tres peques tan peques. A penas pudimos ver nada más, y la idea de llegar al Algarve la desechamos rápidamente viendo el tiempo que nos llevaba realizar escasos kilómetros…entre lo despacio que debíamos conducir, las paradas para comer, meriendas, cambios de pañal, etc y el tiempo que perdimos de gasolinera en gasolinera buscando donde llenar el depósito de agua, perdimos el viaje.

Recuerdo perfectamente la ilusión con la que mi marido comenzó el viaje y la cara de cansancio con la que llegó a Madrid, y lo tenemos claro, el próximo viaje de hotel en hotel. Autocaravana y niños pequeños se nos hizo una mezcla explosiva. Claro que nosotros tenemos 3 muy seguidos, probablemente con uno sólo la experiencia sea mejor, pero de momento lo de repetir…mejor más adelante, y siempre teniendo controlados lugares para repostar agua y llevando calculado hasta el milímetro todo el viaje incluyendo paradas y lugares donde dormir, aunque esto de organizarse así….con 3 enanos tan seguidos….es muy complicado jajaja.

Share This